Luces y sombras sobre la Eficiencia Energética.

Perdón, ha dicho "eficiencia energética"?, ...eso qué es?

¿Qué pretende el gobierno que haga?

Pero esto de la certificación energética qué es? ...un capricho? ...una tasa? ...un nuevo impuesto? ...una broma?

¿Cuantas emisiones de CO2 dice que provoca mi vivenda?

¿Cree usted que vamos a arreglar algo?

Y... todo esto a dónde nos lleva?

 

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes que nos hacen nuestros clientes y la verdad... no les falta razón.

 

La Unión Europea mediante la Directiva 2002/91/CE exige a sus Estados miembros el establecimiento de un procedimiento para certificar la eficiencia energética de los edificios. Dicho con otras palabras, se exige informar objetivamente sobre el consumo energético del edificio, solo que como los resultados de dicho certificado se expresan en emisiones de CO2 no resulta fácil traducirlo a euros para el común de los mortales, y eso, no nos engañemos, es lo que en definitiva importa en estos tiempos.

A la certificación se la suele acompañar con un breve informe en el que se exponen diversas recomendaciones para minorar el consumo energético, y hay valientes, sí señor, que evaluan la posibilidad de realizar pequeñas reformas con las que conseguir el tan deseado ahorro energético, pero terminan por desistir cuando al hacer algunos números resulta que la rentabilidad se pierde en los confines de la cuenta de resultados.

Así pues..., ¿dónde termina la certificación energética? Inevitablemente en ese último cajón llamado Purgatorio, y ...por cuánto tiempo? Diez años, nada más y nada menos.

 

Entonces... ¿para qué la certificación energética?

No se ofenda, pero en la mayoría de los casos sirve para despertarle del sueño de los justos y hacerle ver que su maravilloso y lujoso inmueble se construyó con la orientación errónea, sin tener en cuenta las condiciones climáticas locales, ajeno a sus necesidades vitales y en ausencia de control de ejecución alguno.

Wow!!

 

No todo van a ser reproches. La Certificación Energética debe ser tomada en serio y más aún el informe de mejoras puesto que será en este último en el que quedarán reflejadas las medidas a tomar para hacer su vivienda un poco más eficiente, para que me entienda..., más confortable sin necesidad de encender el aire acondicionado, la luz o el calentador.

 

¿Recuerda la casa de sus abuelos?

Pues créame!! Con toda seguridad era más eficiente que la suya, y para ello no necesitó tecnología sino sentido común.

 

verdicittá somos un equipo de técnicos auditores energéticos que podemos hacerle y tramitarle su certificación energética. También diseñamos y construímos viviendas bioclimáticas en las que conseguimos un alto nivel de confort sin necesidad de usar considerables instalaciones. Los muros, los tejados, y los suelos , sus componentes y su aislamiento, son la clave para mantener una diferencia de apenas 8ºC entre invierno y verano. A esto le añadimos una especial sensibilidad por los jardines en sus distintas variantes: cubiertas vegetales, jardines verticales, espacios verdes en definitiva.

El resultado: viviendas contemporáneas elaboradas de un modo tradicional en las que lo importante es su espacio natural, sin artificios.