Tripark Málaga, un gigante insostenible.

En Septiembre de 2.009, el proyecto de oficinas Tripark Málaga estaba llamado a ser el referente en Eficiencia Energética y Diseño Sostenible de la capital malagueña. Sin lugar a dudas el buque insignia de su apuesta por convertirse en una Green City. La pre-certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) así lo acreditaba, convirtiéndose en el segundo edificio en Andalucía en obtener esta calificación y el único de este tipo en Málaga.

 

El Proyecto, obra de Allende Arquitectos, son dos edificios de oficinas Clase A situados frente al Palacio de Ferias y Congresos de Málaga en los que la protección solar de las fachadas acristaladas y el empleo de colectores solares térmicos y fotovoltaicos permiten la maximización de la luz y energía solar.

 

HINES, su promotora, resaltaba que "los edificos cuidan hasta el último detalle los aspectos medioambientales, caracterizándose por la climatización flexible y la creación de un microclima con un mínimo impacto medioambiental, la máxima eficiencia energética, la instalación de aparcamientos para vehículos eléctricos, y la gestión eficiente del agua y los residuos generados".

 

El objetivo era liderar el mercado de oficinas y crear un modelo a seguir, sin embargo, el retraso en la aprobación del PGOU y la actual crisis financiera impidieron el comienzo de las obras haciendo del Proyecto una intención insostenible.