Macromanzanas: un nuevo modelo urbano.

Nuestra propuesta para MARBELLA.
Nuestra propuesta para MARBELLA.

Las macromanzanas surgen como nuevos espacios urbanos concebidos para mejorar la calidad y disponibilidad de los espacios públicos para sus ciudadanos. Este nuevo modelo urbanístico sitúa en una posición de privilegio a los elementos vivos de la ciudad en detrimento de los vehículos a motor y su movilidad.

 

Se caracterizan por crear células de aproximadamente 0,20 km2 en las que el tráfico de vehículos a motor queda reservado para residentes y vehículos públicos, quedando las vías perimetrales a las células como Vías Básicas en las que la circulación del tráfico se produce en un único sentido permitiendo una considerable mejora en su ordenación y movilidad.

A diferencia de las peatonalizaciones realizadas hasta ahora en los centros urbanos de nuestras ciudades, las macromanzanas convierten las calles en verdaderos espacios públicos en los que la superficie destinada al peatón no se limita a las aceras sino que se extiende a la totalidad del vial. Los árboles pasan a ocupar el eje del vial en buena parte de las calles lo que permite crear verdaderas vías verdes en las que la masa arbórea gana protagonismo intercomunicando los distintos parques municipales.


En cierta forma, la implantación de las macromanzanas supone un impulso a la creación de espacios en los que convivir y desarrollar actividades de ocio en mucha mayor de proximidad a nuestras viviendas y/o centros de trabajo.

Frente al grado de dispersión que presentan las urbanizaciones realizadas en las últimas décadas en las que los traslados en vehículos se hacen necesarios para satisfacer nuestras necesidades cotidianas, las macromanzanas favorecen la creación de células urbanas compactas en las que la diversidad de servicios y su proximidad permiten recuperar los centros urbanos desde un punto de vista residencial.


Los principales parámetros a considerar a la hora de implantar una macromanzana son:

  1. Proximidad: la dimensión de las nuevas células debe permitir cómodos desplazamientos a pié.
  2. Población afectada y su actividad: debe cuantificarse el número de habitantes, residentes o no, afectados por la macromanzana y las actividades diarias que realizarán.
  3. Movilidad y accesibilidad: los viales se destinarán en su mayoría a los ciudadanos debiendo permitir el acceso a paradas transporte público, parkings privados, zonas de carga y descarga, etc.
  4. Habitabilidad y cohesión social: los nuevos espacios públicos deberán ser ocupados por personas de diversa condición facilitando la convivencia ciudadana.
  5. Biodiversidad y bioclimatización: la ordenación de los espacios verdes debe ser capaz de aportar un enriquecimiento ornamental, favorecer la avifauna y conseguir comportamientos bioclimáticos frente a los distintos agentes atmosféricos.
  6. Eficiencia Energética: reducción de emisiones de CO2 y control climático mediante empleo vegetación urbana entre otros.
  7. Actuaciones en edificaciones existentes: equipamientos, instalación de equipos basados en energías renovables, empleo de cubiertas vegetales y jardines verticales, etc.
Nuestra propuesta para ESTEPONA.
Nuestra propuesta para ESTEPONA.
Nuestra propuesta para FUENGIROLA.
Nuestra propuesta para FUENGIROLA.

Del estudio y análisis de cada barrio en concreto surgirán distintas necesidades y soluciones que habrá que desarrollar de un modo particular y acorde a su especial idiosincrasia. Desde una perspectiva global, esta nueva configuración del tejido urbano confiriere a nuestras ciudades:

  • Una mayor habitabilidad, confort e interacción entre ciudadanos.
  • Un aumento en la dotación de espacios verdes y biodiversidad a la vez que un menor impacto medioambiental.
  • Una mejor calidad de vida.
  • Un incremento en la actividad económica.
  • Un desarrollo eficiente y sostenible.

 

En definitiva, la macromanzana se postula como un instrumento con el que articular el planeamiento urbano limitando el empleo del tráfico y retornando el espacio público a los ciudadanos, a la vez que potencia el empleo de la masa arbórea y vegetación urbana como elementos de embellecimiento y control climático.


Quizás también pueda interesarte...