naturación urbana: una realidad invisible

La naturación urbana surge como respuesta a la necesidad de incorporar la vegetación al medio urbano con el objetivo de 
amortiguar el desequilibrio entre la urbanización y la conservación del medio ambiente.

En nuestras ciudades encontramos numerosos parques y zonas verdes a modo de testigos medioambientales sin que exista cohesión o vínculo alguno entre ellos. Desde una vista cenital de nuestras ciudades estos parques son pequeñas islas verdes en una inmensidad gris.

¿Es necesaria la naturación urbana?
Indudablemente sí.
A través de la renovación de áreas urbanas, convirtiéndolas en verdaderos corredores naturales que conecten las distintas islas verdes mediante el empleo de vegetación autóctona a distinta altura (cubiertas vegetales, terrazas arboladas, jardines verticales, huertos urbanos, etc), se consigue generar un verdadero hábitat natural aportando innumerables beneficios a nuestras ciudades: embellecimiento, biodiversidad, disminución de la contaminación ambiental y acústica, amortiguación de la temperatura y humedad, aumento de nuestra salud, revalorización inmobiliaria, etc.

Este esfuerzo ha de conllevar que tanto el sector público como las iniciativas privadas pasen a contemplar la naturación urbana como una práctica habitual en la consecución de la calidad y excelencia urbanística y arquitectónica.
Aún cuando pueda parecer imperceptible, a nuestro alrededor comienzan a surgir nuevos proyectos e iniciativas en las que la naturación urbana cobra realidad: pequeños esfuerzos individuales con la voluntad de borrar la huella de nuestras ciudades en el entorno natural que las rodea.

Quizás también pueda interesarte...